Facilitamos a la persona encontrarse en lo más profundo de si misma, propiciando los cambios necesarios que nos hacen vivir y relacionarnos mejor con la complejidad que nos hace seres únicos y valiosos para la vida.

Un enfoque distinto pensado para que la persona una vez encuentre su equilibrio, pueda aprovechar sus capacidades de sentir, pensar y actuar, manteniendo una salud emocional que le permita ser guía de sí misma en aquello que emprende desde su propio convencimiento.

Nuestro trabajo preventivo se centra en el proceso experiencial de la persona, posibilitando la participación activa, el manejo del dolor, la reducción de estrés y el afrontamiento de situaciones complejas.

Ponemos al alcance de las familias todo el potencial de sanación que posee la naturaleza, así como las condiciones y cauces más adecuados para puedan promover sus propios recursos de sanación y establecer una mejor relación con la complejidad del proceso.